Si compras antes de las 13h se enviará hoy
ENVIO GRATIS PARA TODOS LOS PEDIDOS
INICIAR SESIÓN INICIAR SESIÓNRegistrarse



¿Has olvidado tu contraseña?



INICIAR SESIÓN

Disculpa, tu dirección de email o contraseña es incorrecta

Tu cesta está vacía

SUB TOTAL
0,00€
Bienvenido a nuestro blog

Infografia - ¿Cómo fabrica recuerdos tu cerebro?

infografia-como-fabrica-recuerdos-tu-cerebro

La memoria es una de las habilidades más importantes que tenemos. Desde el momento en el que nacemos.

Nos exponemos a un mundo lleno de información, a medida que nos convertimos en adultos nuestros hábitos, ideologías, esperanzas y miedos se forjan según lo que recordamos de nuestro pasado. Pero, ¿qué es lo que decide que debemos recordar y qué es lo que debemos olvidar? Vamos a echar un vistazo a cómo nuestras memorias se graban, retienen y rememoran.


1 - ¿Qué es la memoria?

Hay 3 tipos diferentes de memoria: sensorial, a corto plazo y a largo plazo:


Memoria sensorial

Es aquella que se encarga de recopilar información  a través de los sentidos (tacto, vista, oído, gusto y olfato) y los almacena en el cerebro una milésima de segundo. Se olvida prácticamente todo y en un instante gracias a nuestro proceso de selección, el cual determina cual es aquella información que es realmente importante



Memoria a corto plazo

Este tipo de memoria se encarga de procesar toda la información sensorial y decide cual debería pasar a la memoria a largo plazo. También se conoce como memoria de trabajo u operativa, aunque también manipula información temporal. Debido que tiene capacidad limitada en ocasiones mantiene la información el tiempo necesario para usarla, a continuación la desecha.


Memoria a largo plazo

Es la que se ocupa de guardar la información de un modo duradero y parece que no tiene limitaciones en cuanto a capacidad se refiere. Debido a su complicidad se divide en dos.

Memoria implícita

La memoria implícita no requiere de consciencia, es la que se encarga de recordar hábitos y funciones que ejecutamos de modo automático, como ir en bici o atarnos los cordones de los zapatos.


Memoria explícita

La memoria explicita requiere que seamos conscientes de la información, por ejemplo recordad contraseñas, nombres o lugares. Se divide en otras dos:



Memoria episódica 

'Autobiográfica'', permite recordar eventos personales y experiencias como vacaciones o el primer beso.

Memoria semántica

'Aprendizaje a través del estudio'', el conocimiento general que acumulamos a lo largo de nuestras vidas, como las letras del alfabeto o las fechas de eventos históricos. Suele comportarse mejor a largo plazo que la memoria episódica.



Cómo se forman los recuerdos

El cerebro está formado por 100 billones de neuronas, cada cual conectada con otras 10,000. Están constantemente mandando señales y comunicándose con otras a través de las conexiones llamadas sinápticas. Las memorias se forman cuando estas conexiones se fortalecen.


1. Codificación

La codificación es el primer paso para formar un recuerdo. La nueva información entra a nuestro cerebro gracias a nuestros sentidos y se transfiere de neurona a neurona a través de impulsos eléctricos. Cuando un recuerdo pasa a través de dos neuronas vecinas se crea una conexión (sinapsis). Para que el recuerdo se grabe de forma permanente la conexión debe fortalecerse (codificarse) mediante repetición. Se codifican de 4 modos; visualmente (imágenes), acústicamente (sonidos), táctilmente (tacto) y semánticamente (significado o contexto).


Para que un recuerdo se codifique satisfactoriamente, se debe estar prestando atención, cualquier información que no sea codificada se olvidara posteriormente. La mayoría de la información que pasa por nuestro cerebro se olvida en un periodo que va desde unos 15 a unos 30 segundos, durante los cuales nuestro hipotálamo decidirá si debe guardar dicha información o debe desecharla.


2. Consolidación

La mayoría de la gente es capaz de retener unos 7 objetos o ideas en su memoria a corto plazo, así que después el cerebro debe codificar las memorias para añadirlas a la memoria a largo plazo si las quiere mantener. A medida que nuestras neuronas se envían señales entre ellas la sinapsis se vuelve más fuerte, a más señales más fuertes son las conexiones.


El cerebro siempre está poniendo orden a su modo, se organiza y reorganiza constantemente en respuesta a nuestras experiencias, es más fácil que nuestro cerebro consolide recuerdos si estos pertenecen a otros que ya existen en la memoria a largo plazo. Este estadio es susceptible a sufrir interrupciones, por ejemplo si nos distraemos cuando ocurre el evento, puedes tener dificultad para recordarlo con claridad más tarde.


3. Almacenamiento

Una vez se ha consolidado, la información pasa a formar parte de la memoria a largo plazo donde permanece durante días, semanas o de por vida. La información puede ser almacenada en diferentes áreas del cerebro (dependiendo a qué tipo de recuerdo pertenezcan, tacto, olfato, etc.) gracias al proceso de distribución. Esto sucede para evitar que se pierdan todos los recuerdos, si una parte del cerebro se daña, se perderán solo aquellos asociados a dicha parte.


Cada memoria se guarda con un único patrón de células nerviosas, creando una compleja red de células entramadas en el interior de nuestro cerebro. Curiosamente algunas memorias se solapan compartiendo partes similares en el patrón, por eso algunas personas encuentran más fácil recordar información si la asocian con algo que ya saben. Las conexiones neuronales no están predispuestas, cambian constantemente cada vez que el cerebro se reorganiza en respuesta a las nuevas experiencias.


4. Recuperar recuerdos

Todavía no está muy claro como el proceso que sigue el cerebro para recuperar los recuerdos. Sin embargo sabemos que a la hora de traerlos de vuelta reactiva el patrón único que se creó durante su guardado. El tiempo que se precisa para traer el recuerdo de vuelta es directamente proporcional a lo familiar que seas con ese recuerdo, así que cuanto más utilices un recuerdo más fácil será recuperarlo. El modo en el que recabamos la información es decisivo a la hora de recordarla, si la información se da del mismo modo en que se dio la primera vez será más fácil recordarla.


Sabías que.. La memoria es un tanto negativa, presta más atención a la experiencias negativas que a las positivas, el hipocampo señala los eventos negativos y los guarda en la memoria a largo plazo para reducir el riesgo de cometer los mismos errores en el futuro.


Los recuerdos en la vejez


A medida que envejecemos es normal experimentar ligeros cambios en nuestra memoria. Los adultos tienen dificultades para recordar números o palabras, sin embargo tienen facilidad para recordar hechos o tareas. Existen un par de motivos para esto, la primera que la capacidad de almacenamiento de la memoria a corto plazo se reduce a medida que vamos cumpliendo años. La segunda que los ancianos poseen unas conexiones más amplias y densas, que ya han sido organizadas a lo largo del tiempo una y otra vez, haciendo que sean más accesibles.

Estudios recientes han demostrado que la memoria no se deteriora por la vejez en sí misma. De hecho lo que ocurre es que es más difícil acceder a ellas, probablemente debido a un deterioro del hipocampo, falta de circulación sanguínea o insuficientes hormonas o proteínas para proteger el cerebro. Perder algunos recuerdos es relativamente normal, perder las llaves u olvidar un nombre, aunque es muy frustrante, afortunadamente hay formas de mejorar memoria.


2 - Cómo mejorar la memoria


1- Repasar o repetir

Se olvida más rápido justo después del aprendizaje, después se ralentiza a lo largo del tiempo. Esto quiere decir que cuando aprendemos algo debemos seguir intentando memorizarlo todos los días hasta que se implante en nuestra memoria.


2- Ejercicio diario

El ejercicio aeróbico provee al cerebro de oxígeno, estimula nuevas conexiones neuronales y aumenta el tamaño del hipocampo. Indirectamente, el ejercicio reduce el estrés, la ansiedad y los problemas de insomnio, que contribuyen a deterioro cognitivo. Intenta realizar 30 minutos de ejercicio aeróbico al día como dar una pequeña caminata.


3 - Dormir 

La información que se transfiere a través del hipocampo durante el sueño es esencial para que se consolide en la memoria a largo plazo. Unas 8 horas de sueño deberían ser suficientes, de hecho una siesta corta también ayuda a extender la memoria.


4- Un entorno adecuado

El cerebro utiliza las características del entorno para que luego le sea más fácil rememorar recuerdos. Por ejemplo los estudiantes suelen preferir el silencio para estudiar ya que los exámenes se realizan en silencio.


5- Encontrar nuevos hobbies

El aprendizaje constante ayuda a desarrollar nuevas habilidades, lo cual mejora la concentración y la atención en otros aspectos de tu vida.


6- Puzles

Los ejercicios mentales y los puzles requieren atención y estimulan tanto el hemisferio derecho como el izquierdo.  Hay estudios que sugieren que las personas que realizan puzles mentales tienen menos facilidad para sufrir demencia o Alzheimer. Además el hecho de que nos concentremos hace que nos calmemos también.



Suplementos y vitaminas para la memoria


Aunque no existe una cura para la pérdida de memoria, los suplementos como el ginkgo biloba y la fodfatidil serina, ayudan a proteger del deterioro cognitivo mejorando la circulación y reduciendo el daño causado por los radicales libres.

1- Vida social

Existen estudios que demuestran que la vida social mejora tanto la memoria como la atención, y reduce el deterioro cognitivo. Así que reúnete a menudo con tus amigos no solo lo pasarás bien sino que mejorará la salud de tu cerebro.


2- Asocia

La memoria es asociativa, lo cual quiere decir que una nueva pieza de información se recuerda mejor si se asocia con algo. El cerebro no es especialmente bueno recordando listas largas o gran número de datos, a no ser que se puedan asociar con algo que ya conoce. Así que intenta asociar con palabras o imágenes para retener mejor la información.




3 - Alimentos que mejoran tu cerebro


1- Frutos secosLos frutos secos son ricos en proteínas, nutren el cerebro y ayudan a que las neuronas se comuniquen entre ellas. La proteína es la segunda materia más importante que se encuentra en el cerebro.
2- SalmónEl aceite de este pescado está cargado de ácidos grasos omega 3, especialmente del tipo DHA, el cual es el más abundante en el cerebro. Una dieta alta en DHA puede incrementar la función de la memoria en un 15%.
3- Ginkgo bilobaUn remedio herbal popular por su acción en la circulación de la sangre en el sistema nervioso central. Agiliza la memoria y defiende contra su pérdida.


4- BayasLos arándanos contienen poderosos antioxidantes llamados flavonoides, ayudan a incrementar la comunicación entre las células cerebrales estimulan su regeneración.


5- Chocolate negroEl chocolate negro contiene antioxidantes que mejoran las funciones de las paredes de los vasos sanguíneos, mejorando la circulación y las células, que de hecho mejora la cognición.


 

Otros artículos relacionados:

Super alimentos para mejorar la memoria

Juegos para la memoria y el cerebro


 


Deja un comentario sobre este artículo

Dirección Email
Nombre
Comentarios


Comentarios

Atención: Las opiniones expresadas a continuación corresponden a los clientes de Simply Supplements. Simply Supplements no se responsabiliza de dichas opiniones, ni deben ser consideradas como consejo médico.

Sé el primero en comentar
 800 810 777
Simply Supplements Facebook
Simply Supplements Twitter
Simply Supplements Instagram
Simply Supplements Pinterest
Simply Supplements Google+
Simply Supplements Blog
Simply Supplements YouTube




© SimplySupplements™ 2018   Todos los derechos reservados

Show Bottom Menu
MÁS +

payment options
top of page